Banesco manejó recursos del público por Bs. 82.577 millones en el primer semestre

 

Banesco Banco Universal, institución líder del sistema financiero venezolano, manejó recursos del público por Bs. 82.577 millones al cierre del primer semestre del año 2012, de los cuales Bs. 76.165 millones correspondieron a captaciones del público.

 

En el primer semestre, las captaciones del público crecieron en 7,65%, al pasar de Bs. 70.752 millones en diciembre de 2011 a Bs. 76.165 millones al 30 de junio de 2012, lo cual representa una participación de mercado de 12,95%.

Leer completo

Cinco datos para manejar las finanzas con tu pareja

 

 

Ella es ahorrativa y el es gastador, o viceversa. Él quiere cambiar el auto y ella no, pero es una fanática de las compras y satura la tarjeta de crédito. A él le encanta viajar una vez por año con su grupo de amigos y a su mujer adoraría usar ese dinero para hacer un fondo de reserva. Ella odia y le da mucha inseguridad alquilar y a su esposo le fascina invertir lo que hubiese podido destinar a la compra de la casa en bonos y acciones.

Casos típicos de peleas de pareja, choques de estilos que son inevitables. Y son sólo algunas de las miles de cuestiones relacionadas con el uso del dinero que dividen a las parejas de todo el mundo. Si bien la solución es compleja, hay dos caminos posibles para abordar este tema: ignorarlo o tomar el toro por las astas. Para los que opten por la segunda, aquí hay cinco consejos para atacar el problema, buscar una solución sostenible y evitar los ceniceros voladores.

Leer completo

10 tips para lograr la independencia financiera

 

 

1. Ganar más dinero no siempre resuelve el problema

La gran mayoría de las personas tiende a pensar que la llave para resolver sus problemas financieros es ganar más dinero. Agobiados por las deudas, las cuentas sin pagar o el temor por el futuro financiero, la salvación está en generar más ingresos. Aunque es más fácil que estos problemas compliquen a quien tiene un sueldo bajo, no se engañe: un salario alto no lo salvará. La forma en que maneja su dinero es mucho más importante que cuánto gana.

Leer completo

Evita que la emoción dañe a tu bolsillo

 
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Algunas personas desahogan sus frustraciones a través del trabajo o el deporte, incluso hay quienes aprovechan esa energía para practicar disciplinas como la música, artes marciales o manualidades; sin embargo, para otras personas, los centros comerciales se vuelven un refugio, lo que puede provocar una conducta poco sana: los gastos compulsivos.

Tips de oro al comprar regalos navideños

 

Aprende cómo evitar que los presentes de fin de año consuman tu aguinaldo y tus ahorros.

Diciembre implica, para la mayoría de los trabajadores, un ingreso extra y muchos gastos; entre ellos, la cena de navidad y fin de año, quizá alguna salida de vacaciones e invariablemente: la compra de los regalos navideños y juguetes de los más pequeños de la casa.

Existen claves que pueden evitar que este desembolso se convierta en una pesadilla para tu bolsillo, o peor, que con la compra de obsequios tu aguinaldo o tus ahorros se vean desvanecidos.

A continuación, te presentamos consejos de oro de los expertos para tener una estrategia a la hora de adquirir el regalo de tus seres queridos.

Define tu estrategia

La base de una buena estrategia para compra de regalos es trazar un plan, no sólo debes tener noción de quienes están en la lista, también debes saber cuál es el presupuesto máximo que podrás destinar y un par de opciones tentativas para cada uno de tus seres queridos, así lo recomienda Sandra León, profesora del departamento de Educación Financiera del Museo Interactivo de Economía (MIDE).

Esta última parte es importante porque si tienes en mente, por ejemplo, que a tu mamá le gustan mucho los floreros de cristal y los muñecos de cerámica, podrás buscar algo bonito y que se adapte a tu presupuesto en estas dos áreas de la tienda, en vez de divagar entre muchas opciones y quizá terminar gastando de más.

Eso no implica que no compares, date tiempo para ubicar el mismo obsequio en dos tiendas o sitios de Internet diferentes: eso puede darle muchas ventajas a tu bolsillo.

Acomoda el presupuesto

¿Cuánto debes destinar a los regalos? La Comisión Nacional Para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda dividir el aguinaldo en tres rubros: pagar deudas, compras y ahorro.

Si durante el año has hecho un fondo para comprar los regalos, inclúyelo en tu presupuesto disponible y ponte un tope.

Para determinar cuánto gastar en cada regalo prioriza a tu pareja y familiares, después amigos y compañeros de trabajo.

“Lo importante es no salirte de tu presupuesto, de lo contrario acabarás gastándote mucho más de lo que pensabas y recurrirás al ‘tarjetazo’ por cumplir con tus compromisos de regalo, y lo que tenías que pagar en diciembre, acabarás por hacerlo a mitad de 2012. Inclusive hay quienes este diciembre todavía están pagando los regalos de la Navidad pasada”, advierte Mikhail Mora, Director de Productos de Principal Fondos de Inversión.

Ten claro qué vas regalar

Si este año ha sido difícil para tu papá y le encantan los trenes, buscar un tren a control remoto para generar una gran sonrisa podría ser una idea acertada que valga un esfuerzo monetario; pero eso es diferente a que quieras llegar a la oficina de tu jefe con una pluma de marca de miles de pesos.

Pon en orden tus prioridades: si cuando llega la Navidad tienes ‘complejo de Santa Claus’, entonces busca detalles sencillos que hagan sentir especiales a los destinatarios sin que tus finanzas personales se vean afectadas. Imagínate: sería peor que después debas recurrir a esas personas ‘no tan cercanas’ porque no tienes dinero y necesitas pagar deudas.

“Un buen consejo es hacer compras de acuerdo a tu situación financiera y tu presupuesto. Un regalo bien escogido dice más que un regalo caro, cuando obsequies un regalo se van a fijar en el detalle, no en tus posibilidades económicas para comprarlo o si es de lujo”, añade Mikhail Mora.

Cuidado con las ofertas

Los últimos meses del año traen consigo los mejores resultados de ventas en las tiendas. En algunas cadenas, este periodo representa entre el 35 y 40% de las ventas del año.

Ten cuidado con los descuentos y promociones: las tiendas siempre buscarán perder lo menos posible, por eso, aún cuando los 12, 36 o hasta 48 meses sin intereses más el porcentaje de descuento suenen muy atractivos, asegúrate de leer las letras pequeñas.

“Algunas departamentales ofrecen pagos diferidos a muchos meses e incluso una bonificación, en tarjeta, conocida generalmente como ‘monedero’ o ‘certificado de regalo’. Hay que tener cuidado porque a final de cuentas, ese dinero se tendrá que gastar en la misma tienda, además, pagar ropa o juguetes a meses sin intereses no es la mejor idea si se considera que la vida de éstos artículos puede ser más breve que el tiempo que tomará pagarlos”, aconseja Marco Carrera, director de estudios de mercado de la Condusef.

Toma en cuenta la calidad

Este consejo no sólo se refiere a no comprar piratería o en puestos informales, también implica que debes tener cuidado porque, el que un regalo sea caro no quiere decir que sea de calidad. Muchas marcas aprovechan el nombre de su producto para destinarle un precio alto que no necesariamente es de calidad o duradero.

“Si te das el tiempo de buscar bien tus regalos, podrás encontrar cosas de calidad que no son tan caras sin ser necesariamente de una marca muy conocida”, señala Mikhail Mora, de Principal Fondos de Inversión.

Una opción para que tus regalos tengan calidad y buen precio es visitar los outlets, que son tiendas donde las marcas ofrecen la mercancía de temporadas pasadas o liquidan los inventarios a precios muy atractivos. La clave para comprar en este tipo de comercios es no ir al último momento, pues se corre el riesgo de encontrar sólo los saldos.

Fuente:

http://www.cnnexpansion.com/mi-dinero/2011/11/17/tips-de-oro-al-comprar-regalos-navidenos

Seis tips para que rinda el aguinaldo

 

Conoce los consejos de los expertos para que este ingreso no se esfume antes de tiempo; comprar regalos, ahorrar, invertir, pagar deudas… ¿Cuál es el mejor uso que se le puede dar?

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Todavía faltan algunas semanas para que llegue diciembre pero en las tiendas ya abundan las esferas, árboles de navidad y ofertas de fin de año.  Del mismo modo, las empresas se preparan para realizar un desembolso fuerte por los aguinaldos.

Sin embargo, para muchos trabajadores el aguinaldo se va de los bolsillos incluso antes de llegar.

“Es importante tener en cuenta que no es positivo descapitalizarte completamente, por lo que al recibir este dinero considera que también tienes una excelente oportunidad para pagar deudas y ahorrar”, recomienda Roberto González, director ejecutivo de negocio privado de MetLife México.

Antes de salir a aprovechar los descuentos característicos de la temporada navideña, planea lo que harás con ese ingreso extra.

De acuerdo con los resultados de un sondeo telefónico realizado en Monterrey, Guadalajara, Ciudad de México y su área conurbada, por la Dirección General de Estudios sobre Consumo (DGEC) de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), el 17% de los trabajadores no sabe siquiera a cuánto ascenderá, y 3 de cada 10 personas no planean cómo gastarlo.

El mayor riesgo es que el aguinaldo se vaya antes de tiempo, pues si bien habrá ofertas en todas las tiendas a las que voltees, debes tener prudencia para distribuir tus gastos y aprender a cuidar ese dinero adicional, para evitar que en enero tus bolsillos se queden vacios, sin ahorros o con muchas cuentas por pagar.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que las deudas se conviertan en una prioridad, ya que aún si pones tu aguinaldo en una cuenta de ahorro o inversión, es difícil que un instrumento te ofrezca una rentabilidad superior a los intereses que se generan por atraso en el pago de tarjetas de crédito o préstamos personales.

La encuesta de Profeco arroja algunos focos rojos: 7 de cada 10 personas sabe en qué y cómo gastará su aguinaldo, pero casi la mitad de esas personas ‘muy decididas’ tiene pensado utilizarlo para tener buenos festejos de fin de año.

El 21% planea gastarlo en ropa y zapatos para renovar el guardarropa, mientras que el 18% espera ahorrarlo y el 16% destinarlo al pago de deudas.

La clave para evitar que el aguinaldo ‘se vaya como agua’, es tener un presupuesto o al menos un plan de acción, para ello, toma en cuenta los siguientes consejos de los expertos.

1. Planea con anticipación el uso de tu aguinaldo. Distribuye el aguinaldo de manera adecuada dividiendo en tres rubros tu dinero: pagar deudas, compras y ahorro. Esto te ayudará a mantener un control sobre los gastos e inversiones, para que tengas una mayor certeza de cuánto repartir, averigua el monto exacto que te corresponderá, por ley los trabajadores tienen derecho a un aguinaldo anual que deberá pagarse antes del 20 de diciembre, equivalente a 15 días de salario, y aunque hay empresas que dan un poco más, no debes confiarte.

2. Liquida o reestructura deudas. Reservar una parte del aguinaldo a este rubro es una estrategia útil para comenzar el año con finanzas más sanas.

3. Organiza tus compras. A partir del presupuesto asignado para este rubro, elabora una lista estimando cuánto gastar en cada regalo. Busca artículos de utilidad y cómpralos con anticipación. La Condusef recomienda considerar aquellas ofertas o promociones mediante las cuales puedas adquirir o renovar bienes de consumo duradero como electrodomésticos, equipos de cómputo o aquellos utensilios diversos que te ayuden a mejorar la actividad que realices en tu negocio o profesión.

4. Conviértete en un comprador inteligente. Evita las compras impulsivas y utiliza tu dinero con conocimiento, tómate el tiempo necesario para comparar precios y características de productos o servicios para elegir las mejores opciones. Es positivo que destines una parte a los gastos por los festejos de fin de año pero ponte un tope, evita terminar el año con deudas por tomar un trago extra o sentirte el ‘invitador oficial’ de tu grupo de amigos.

5. Ahorra y protege tu patrimonio. MetLife recomienda ahorrar una parte de tu aguinaldo, haciendo una buena inversión de tu dinero podrá incrementar su tamaño. Explica que los seguros también pueden ser una opción fácil para ahorrar y al mismo tiempo proteger futuro de la familia. Tal vez iniciar el año asegurado pueda ser un buen propósito a cumplir.

6. Al viajar, la previsión es lo importante. Si tienes pensado realizar un viaje a fin de año, esperar a que llegue el aguinaldo puede ser una mala idea. Tan sólo el costo de los boletos de avión puede aumentar 70% si los compras con menos de tres meses de anticipación, según la agencia en línea Despegar.com; y hablando de hoteles, corres el riesgo de que los mejores lugares estén saturados para cuando decidas hacer la reservación, ese tipo de gastos son los que puedes anticipar con tu tarjeta de crédito para liquidar una vez que llegue el aguinaldo.

Fuente original:

http://www.cnnexpansion.com/mi-dinero/2011/11/14/5-tips-para-que-rinda-el-aguinaldo

El síndrome de desorden financiero

No es nuevo oír frecuentemente acerca de la gente que dilapida todos los recursos de su vida, si ha tenido la suerte de heredar una fortuna, o que acaba con el capital amasado a través de su trabajo y esfuerzo en un abrir y cerrar de ojos, a causa de su poco juicio para conservar aquello que tiene. Esa conducta extrema de gastar y gastar sin pensar en el futuro se llama síndrome de desorden financiero, y es una enfermedad que afecta por igual a hombres y mujeres. Pero éstas últimas, más proclives a sucumbir a las tentaciones de la buena vida, lo que incluye ropa y accesorios, elementos de decoración, carros, viajes, apartamentos y, en fin, todo lo que el dinero y las tarjetas de crédito pueden pagar, se ven un día acosadas por sus acreedores, derrotadas y enfrentadas al dilema de empezar de nuevo su vida económica cuando ya la cuesta se ha tornado más pendiente, es decir, cuando la edad apremia.

La envidia que nos produce a casi todos esas poquísimas personas que han tenido la fortuna de ganarse la lotería no nos deja ver la cruda realidad. Por lo general, quienes se ganan la lotería se la gastan peso a peso y en un plazo más bien corto vuelven a estar en su precariedad inicial. Casos como los de algunas actrices que han amasado una fortuna con su talento y trabajo deberían ser ejemplos de cómo comportarse en cuanto al manejo del dinero, porque suele pasar que ellas dilapidan millones de dólares comprando más automóviles de los que podrían manejar, incluso, cambiando unas casas por otras cada vez más costosas con la misma facilidad con la que se cambian de ropa y usando para ello sus tarjetas de crédito como si fueran dinero contante y sonante.

Barril sin fondo
“Donde se saca y no se echa… se acaba la cosecha”, dice un refrán popular que resulta ser literalmente cierto. Después de vivir una vida de lujo con su esposo, Marcia López se separó de éste y por el hecho de carecer de una educación universitaria no encontró trabajo, lo que la llevó en un plazo no muy largo a vivir en una habitación alquilada en la que la única pieza de mobiliario era un colchón tirado en el suelo. Pero Marcia no aprendió la lección. Cuando por fin consiguió trabajo, arrendó un apartamento por un canon que iba más allá de sus posibilidades y adquirió deudas con tarjeta de crédito que la acosaron hasta rozar los límites de la locura.

El caso de esta mujer no es aislado. Se trata de una epidemia que ataca por igual a mujeres ricas o de modestos recursos, educadas o no, inteligentes o no. Las vemos con mayor frecuencia de la que imaginamos tratando de salir de su incompetencia para manejar el dinero, desbrozando en el desconocido campo de la terapia aplicada al manejo financiero, en el que racionalizar el presupuesto con el que cuentan pasa por la imperiosa tarea de acudir a consejo psicológico.

Como es de esperarse, estas mujeres reciben del profesional que las analiza un diagnóstico que cataloga su afección como un desorden monetario, y que se caracteriza por un comportamiento insano y autodestructivo que, aunque no reviste la gravedad de otros desórdenes de corte patológico como la cleptomanía o la compra compulsiva, es muy preocupante y puede llevarlas al retortero.

Aunque existen muchos libros de autoayuda sobre cómo volverse rico, la psicología aplicada a la planeación financiera no encuentra todavía una relación cierta entre el dinero y la emoción. Parece que las personas que son botaratas, que derrochan sin reflexionar debidamente, se empeñan en lograr el estatus que ven en sus semejantes –vecinos, amigos, compañeros de trabajo, jefes– para sí mismas y no miden las consecuencias de su gasto desmedido.

Sin razón
Pero no sólo las personas que carecen de dinero sufren el síndrome de desorden financiero. El caso de una ingeniera de sistemas que trabajaba para una compañía multinacional puede ser ejemplificante: tenía un alto cargo, ganaba un buen salario que pasaba de las 8 cifras y su esposo devengaba más que ella. Sus dos hijos estudiaban en prestigiosas universidades del exterior y toda su familia llevaba un tren de vida bastante exigente, en el que los viajes eran una constante. Para llevar esta vida, esta alta ejecutiva superó el tope de préstamos a los que tenía posibilidad de acceder a través de las líneas de crédito del fondo de empleados de su empresa, y agotó el cupo de sus tres tarjetas de crédito, con el resultado de que tuvo que entregar en dación de pago el apartamento que había comprado hacía un año y ofrecer sus automóviles, que eran tres, en pago de algunas de sus deudas. Pero aun así, sigue llevando una vida que sobrepasa sus posibilidades económicas.

La actitud de la persona descrita responde a algunos de los comportamientos que pueden calificarse como propios de este síndrome y que han sido identificados hasta ahora por los psicólogos y psiquiatras, como el sobregasto, los préstamos en serie, la ‘infidelidad’ financiera (engañar a la pareja acerca del gasto desmesurado, mentirle al respecto), el ‘incesto’ financiero (ofrecer dinero a los familiares para mantenerlos controlados), la permisividad financiera (prodigarles grandes sumas a los jóvenes con la consecuencia de desmotivarlos a valerse por sí mismos), y el hecho de sentir vergüenza alrededor de la pobreza y el bienestar. Dos comportamientos que difieren de los anteriores forman igualmente parte del síndrome: atesorar dinero y ahorrarlo de una manera mezquina (tacañería).

Épocas de vacas flacas
Quienes despilfarran el dinero tienen que hacer, tarde o temprano, una profunda reflexión acerca de su comportamiento erróneo. Esto, porque la tormenta financiera que se abate sobre el mundo a raíz de la crisis de Estados Unidos invita a tener una actitud más conservadora con respecto al dinero en general. Imposible soslayar el hecho de que ahora más que nunca es necesario asumir una verdadera planificación del gasto que racionalice todos los rubros que es necesario cubrir en la vida diaria. Lo ideal sería que las personas tomaran conciencia de su propia desorganización y eligieran el camino más cierto, que es el de la consulta al psicólogo, sabiendo de antemano que cuando la gente busca ayuda en torno al manejo de su propio dinero, la terapia toca niveles más profundos que los fondos existentes en su cuenta bancaria, porque por lo general ahonda en problemas familiares no resueltos y en patrones generacionales de comportamiento que muy seguramente son los causantes de este desorden.

En tiempos en los que la economía está estancada y los consumidores se muestran preocupados acerca del desempleo y los ahorros para un mejor futuro, es fácil imaginar que ser rico o recibir dinero caído del cielo –la lotería o unos intereses desproporcionados– es la panacea, y que quienes se encuentra en tal situación puede sentirse segura. Pero mucha gente que se la pasa luchando con cuestiones monetarias no es pobre en absoluto. Hay un cierto grado de conducta malsana, de depresión, en estar pensando todo el tiempo en que las cosas que se poseen constituyen la única fuente de felicidad y que en la medida en que se adquieran más bienes y artículos de consumo se es más rico.

Hay una frase sabia que dice que “uno es más pobre entre más cosas desea”. Puede que los que sufren el síndrome de desorden financiero no lo crean así pero, como dicen, la tranquilidad no se paga con dinero. Centrarse en metas como adquirir una casa, un carro y lograr un modo de vida digno no es un pecado, como tampoco lo es darse algunos gustos en la medida de lo posible. Lo malo es cuando esas metas rebasan los límites de nuestra propia capacidad.

Fuente:

http://www.finanzaspersonales.com.co/credito/articulo/el-sindrome-desorden-financiero/42560

Convierte tu gasto hormiga en inversión

El gasto semanal en café, cigarros, taxis y propinas puede destinarse a un plan de ahorro; aprende cómo transformar las fugas de tu bolsillo en una inversión redituable.

Ciudad de México.- Si al abrir tu cartera te has preguntado ¿en qué gasté si no he comprado nada? Es momento que pongas atención a tus desembolsos ‘hormiga’.

Conocidos también como ‘gastos fuga’, los gastos “hormiga” son pequeñas compras innecesarias que sin darte cuenta -y de manera silenciosa- consumen una gran parte de tu sueldo día con día.

“En la mayoría de los casos ni siquiera nos damos cuenta cuando hacemos estos gastos, son tan cotidianos que pasan de nuestra vista y de nuestro bolsillo. Basta con sacar cambio de la bolsa, un billete suelto o la tarjeta de crédito sin pensar en lo que se compra por impulso”, explica Mikhail Mora Aponte, CFA, director de producto y comercial de Principal Fondos de Inversión.

El café diario, los cigarros, los cacahuates de la tarde y comer en la calle son los ejemplos más comunes. De acuerdo con la firma de inversiones, si sumas lo que gastas en una semana por estos conceptos, al final del mes podrías ahorrar un aproximado de 1,940 pesos, que en un año se traducirían en hasta 23,280 pesos.

“A ese ahorro podrías sacarle aún más provecho si en lugar de guardarlo debajo del colchón lo invirtieras en una solución…”, explica el ejecutivo.

Pequeñas soluciones

La forma más simple para detectar qué tanto dinero se va en esos pequeños gastos es anotar en una bitácora cuáles son tus gastos diarios personales y ver cuáles podrías recortar o incluso quitar de tu vida diaria; calcula el monto que repercute este gasto a la semana, al mes y al año, para que veas cuánto podrías ahorrar.

Para alejar el riesgo de gastar de más, es necesario monitorear todos los desembolsos, incluso los compromisos con tarjetas de crédito e hipotecas; de esta forma podrás ver en realidad cuántas deudas tienes y en cuánto tiempo puedes liquidarlas más fácilmente.

La Comisión Nacional Para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que clasifiques tus gastos en tres grandes rubros: los imprescindibles, los necesarios y los deseables o innecesarios.

El organismo explica que puedes recortar en orden inverso (primero los innecesarios), pues los gastos que se realizan cada fin de semana en salidas con los amigos y familiares, los cafés y refrigerios matutinos en el trabajo, comer todos los días en restaurantes, la ‘boleada’ de zapatos dos o tres veces a la semana, hábitos como fumar y beber, las propinas en restaurantes y al valet parking, son desembolsos que se realizan sin tomar en cuenta el riesgo que pueden representar para las finanzas personales.

Adicionalmente, la Condusef recomienda que para motivarte a exterminar tus gastos ‘hormiga’, te fijes una meta: tomar unas vacaciones, inscribirte en algún curso o comprarte algún electrónico que deseas, es ahí donde los fondos de inversión pueden facilitar un poco el trabajo.

 

Fuente:

}http://www.cnnexpansion.com/mi-dinero/2011/09/28/convierte-tu-gasto-hormiga-en-inversion

¿Cansado de que no te alcance el dinero?

CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) — Hay factores externos que contribuyen a que el dinero se convierta en un tema agobiante, como una enfermedad inesperada, pero también es cierto que las presiones financieras tienen relación -en gran medida- con malos hábitos.En México, 43% de los trabajadores confiesa gastar más de lo que gana, un 34% lo hace algunas veces y sólo 23% tiene mayor control en el uso de sus ingresos, señala un estudio realizado por el portal Trabajando.com México entre 2,800 profesionistas.

El porcentaje que desembolsa más dinero -a veces o siempre- un 46% dice que no le alcanza su salario y debe recurrir a otros medios; 40% atribuye su conducta a los constantes gastos ‘imprevistos’, y un 14% afirma que le gusta darse lujos.

Entre los medios para conseguir más dinero del que se tiene, 41% de los encuestados recurre a sus ahorros; 28% se vale de las tarjetas bancarias; 21% pide préstamos a su familia, y un 10% recurre a los amigos.

El hábito de gasto en el adulto se compara con el comportamiento de un niño que siempre quiere más juguetes y dulces. Lo mismo pasa con algunos empleados, siempre buscan más: un celular nuevo, otro traje, una bolsa, más zapatos, más equipos tecnológicos, y siempre encuentran una razón para justificar la compra. Argumentos sobran, desde “me lo merezco por aguantar el trabajo que tengo”, hasta “mi trabajo lo requiere, debo dar una imagen”, ejemplifica la psicóloga y terapeuta de familia Martha Rodríguez.

El dinero, expresa, es un tema que se da ‘por sentado’ y a veces la persona se conforma con pensar que si no gana más es porque el país donde vive no lo permite, y los trabajos son “mal pagados”. En realidad, el nulo crecimiento financiero tiene que ver más con #la relación personal que se tiene con los ingresos” y cómo se actúa para manejarlos. La psicóloga subraya que si de niño, el profesionista notó que sus padres sufrían con los ingresos, o eran derrochadores, con seguridad se repetirá ese patrón en la etapa adulta.

Según la encuesta del portal laboral, del 23% de los mexicanos que no gasta más de lo percibido, el 54% atribuye ese control a que lleva un presupuesto de gastos, así evita caer en la tentación de excederse. Sólo un 5% dice ganar bien y con eso alcanza para todos sus gastos.

Para el administrador por la UNAM y contador privado Diego Hernández, llevar un plan de gastos es la primera herramienta para controlar el hábito de gastos excesivos. También habría que preguntarse, dice, si no es momento de “dejar la zona de confort y buscar otro trabajo”. El especialista en temas fiscales indica que tener un sólo ingreso es similar a una empresa con un cliente. Por ello, si es posible, hay que diversificar el ingreso sin que ello afecte el trabajo base.

Una alternativa para lograr ese objetivo es convertir un hobby en recurso económico. Ken Robinson, autor del libro The Element: How finding your passion changes everything (El elemento: cómo el encontrar su pasión lo cambia todo), describe que una primera medida es ‘enseñar’ tus habilidades, considerando un esquema de clases particulares. Aquí la clave es transmitir al cliente expertise y confianza en que la tutoría es lo mejor para esa persona, menciona Robinson. Si dominas un idioma, instrumento, cocina o cualquier otro pasatiempo, se puede ganar por ello.

Una opción más es la contratación independiente. Diversas actividades laborales se prestan para desempeñar trabajos extra desde casa. Para empezar en este terreno, mueve tus redes de contactos para que llegues más rápido a mejores proyectos. También necesitas organización administrativa, cita la Guía de Emprendedores, publicada por el Instituto Nacional de la Juventud. Es decir, investiga la puntualidad de la empresa (en sus pagos) con la que te promociones, su tabulador de cotizaciones (para saber negociar) y los gastos en casa que representará esa incursión laboral.

Si lo que estimas es hacer de un gusto personal un proyecto con mayor responsabilidad -por ejemplo, abrir un restaurante- analiza si tienes la infraestructura y disposición para responder a dos actividades laborales alternas. ¿Cuentas con una persona de fiar a quién delegar el cuidado del proyecto? Otro aspecto básico es: ¿el mercado pagaría por tu hobby?, cuestiona Hernández.

Las ideas para ampliar el ingreso son variadas, aunque el punto de partida es valorar tu comportamiento respecto a cómo gastas los ingresos. La gente suele pensar que la posibilidad de ahorro se resuelve ganando más, y no es así. Lejos de sólo generar más dinero “hay que tratar de consumir menos cosas innecesarias”, puntualiza Margarita Chico, directora general de Trabajando.com.

Fuente:

http://www.cnnexpansion.com/mi-carrera/2011/10/25/cansado-de-que-no-te-alcance-el-dinero