La evolución del telecajero

La confianza de los clientes en instituciones bancarias que privilegien el autoservicio ha marcado la transformación constante de los cajeros automáticos, que a la fecha alcanzan más de cuatro décadas de existencia. En este cambio constante, el futuro asoma la sustitución de la tarjeta por otro tipo de dispositivos -de nuevo el móvil-, o bien del uso de otro tipo de tecnología para el reconocimiento del usuario.

Ideados por Shepherd Barron y con poco más de 40 años de existencia (el primero de ellos fue instalado en 1967, en la ciudad de Londres en una sucursal del Barclays Bank), los cajeros automáticos o ATM (Automatic Teller Machine) revolucionaron la atención bancaria y desde entonces han ido evolucionando simplificando hasta lo posible la complejidad de las operaciones de cada individuo e intentando optimizar el ahorro de tiempo.

El retiro de dinero en efectivo las 24 horas del día, los siete días de la semana es la función básica de todo telecajero, no obstante, nunca es suficiente. La efectividad y competitividad también pasa por optimizar estos terminales electrónicos.

Además del retiro en efectivo, la actualización de libretas, el depósito de dinero, pago de servicios públicos, envío de remesas al extranjero (al menos en otros países), adquisición de boletos, recargas de teléfonos móviles, bonos de transporte, consulta de saldos y transferencias bancarias son hoy día operaciones naturales para un cajero automático.

Las instituciones financieras sin embargo meditan la manera de optimizar los servicios que prestan a sus clientes y trasladar gran parte de ellos a estos terminales electrónicos. Desde la solicitud de créditos al instante, concesión y pago de hipotecas y más.

Otro tanto es la posibilidad de que los cajeros reciban tanto billetes como monedas, y con ello se hagan también autónomos. Es decir, se retroalimenten constantemente.

En la mira, sin embargo, está la posibilidad de que estos servicios y los tradicionales se realicen sin el uso de la tarjeta.

Algunas entidades bancarias apuestan por una tripulación entre el teléfono móvil y el servicio de SMS que le permita al usuario recibir una clave para realizar sus operaciones.

Este uso del celular como una suerte de tarjeta particular va un tanto más lejos de esta ya simple transacción.

Con la seguridad como norte, la incorporación de la tecnología chip en las tarjetas permitirá, al menos es lo que se piensa, reducir el fraude financiero y falsificación en un 60%. Lo que se busca es blindar al usuario desde el uso de su tarjeta personal en las transacciones que realice.

A largo plazo sin embargo está el uso de las huellas dactilares, del iris o el reconocimiento corporal como principal clave de acceso a la cuenta personal desde un cajero electrónico.

Y no es ciencia ficción. A la fecha, en Japón, ya existen terminales ATM que reconocen las huellas dactilares como llave a las cuentas personales.

Desde el diseño del propio equipo, los desarrolladores trabajan en ofrecer al usuario una experiencia que sea más humana con interfases que aporten una usabilidad más intuitiva. El reconocimiento de la tarjeta sin necesidad de introducirla en el cajero; y por supuesto el Touch Screen más sofisticado, está entre los requerimientos ineludibles.

La personalización de las pantallas en función de cada usuario, es decir, la posibilidad de filtrar y organizar el terminal en función de los servicios y operaciones que cada quien requiere es otra de las promesas en este territorio.

Las propuestas de diseño también pasan por ofrecer desde el acceso al equipo una mayor privacidad. En el caso del BBVA, el prototipo que trabaja junto a Fujitsu pasa por una rotación de 90 grados desde la pared, dejando muy pocas posibilidades de que el siguiente en la fila pueda ver la naturaleza de las operaciones que su predecesor realice.

El cuidado puesto en este peculiar dispositivo obedece, claro está, a las necesidades e inclinaciones de los usuarios.

Según una investigación de la firma NCR realizada en 11 países -citada por la página web iProfesional.com-, el “67 % de los consumidores prefieren ser clientes de una empresa que privilegia el autoservicio”.

En la actualidad, España es el país con más número de cajeros automáticos por habitante de Europa, y el segundo del mundo detrás de Japón. Para su cumpleaños número 40 se contabilizaban alrededor del planeta 1,3 millones de cajeros automáticos.

En Venezuela, la totalidad de las instituciones bancarias poseen sus propios cajeros automáticos. Las principales redes son Conexus y Suiche 7B y están interconectadas desde agosto del año 2000. Tales cajeros permiten hacer prácticamente todas las funciones tradicionales del mismo y recientemente, en algunas instituciones, hasta el depósito de cheques.

Fuente: El Universal

Conoce los tips del concurso Año Soñado

Conoce los tips que te ayudarán a participar en el Concurso Año Soñado de Banesco.

 

Empresas fuera de las redes sociales, no sobreviviran

El relato puede sonar un tanto apocalíptico, pero si entendemos el valor que tiene (y genera) la comunicación para una organización, habría al menos que prestarle atención.

La autora del título de este post es Charlene Li, una de las 50 personas más influyentes de Sillicon Valley que estuvo brindando una charla sobre el uso de Redes Sociales a ejecutivos de empresas en España, invitada por HSM Madrid.

Charlene se refirió, entre otros temas de industria, a la presencia de las empresas en Social Media, coincidiendo con algunos puntos clave : hay que estar para no dejar la conversación en manos de terceros, y debemos potenciar la Empresa 2.0 para luego tener una presencia 2.0 efectiva.

Las redes sociales están impactando cada vez más en las relaciones humanas, y son un eje clave del trabajo que una empresa realiza para generar bien común.

Así como cuando planteamos una Estrategia de RSE, debemos analizar los problemas y trazar los Ejes sobre los que pensamos “ser parte de la solución”, lo mismo ocurre en el campo de las redes sociales, donde podemos obtener un feedback de esos problemas, nutrirnos ante nuestros planteamientos estratégicos y generar un mayor diálogo enriquecedor para ambas partes.
Aquí les compartimos lo que opinó Charlene Li sobre la presencia de las Empresas en las Redes Sociales:

¿Morirán las empresas que no se adapten a todos estos cambios?

La gente puede tener un diálogo con las empresas a través de las redes, y se sienten más cómodos con ellas. Las que carezcan de este diálogo con los clientes no sobrevivirán, y el tiempo de su caída dependerá del entorno y del país en el que se encuentren. En EE UU lo han entendido así; la mayor parte de los bancos, por ejemplo, tienen perfil en Twitter desde hace un año. España está bastante avanzada en el uso de redes sociales, pero es entre los consumidores. Sus empresas van unos ocho meses por detrás de las estadounidenses. Deben entender que es fundamental escuchar los problemas de la gente para poder solucionarlos antes de que se vayan a la competencia. Hay que tener una atención proactiva al cliente.

¿Deben ponerse todas las empresas en las redes sociales?

No sin más. Eso tiene utilidad. Deben hacerlo cuando estén preparadas, buscar un objetivo específico. No vale de nada crear una estrategia para Facebook o Twitter si no está arraigada con los objetivos de la empresa. De entrada, para generar tráfico a la página hay que buscar a la gente interesada en mi empresa, mirar las conversaciones, hacer seguimientos. Al principio no es fácil, y si quieres negocio tienes que hacer algo de publicidad, aunque la mayoría de las organizaciones se las arreglan pagando poco.

¿Y contratar a personas específicas para realizar el seguimiento en las redes, como loscommunity managers?

No. Debe realizarlo cualquier persona de la organización. Hay que dar a los empleados las herramientas para manejar las redes sociales, pero lo más importante es que sientan pasión por las relaciones con el cliente. La pasión no se enseña. Esos son quienes deben mantener las relaciones con los clientes en las redes sociales.

Fuente: CursosdeRSE

Conoce algunos tips de seguridad en cajeros automáticos

Evite ser víctima de personas inescrupulosas. Te invitamos a conocer estas recomendaciones de seguridad que debes seguir a la hora de usar los cajeros automáticos.

 

Prácticas bancarias 2.0 ponen fin a la banca tradicional

El modelo de negocios de banca tradicional está llegando a sus últimos días, las necesidades de sus clientes y el mercado, dan paso a las nuevas prácticas bancarias 2.0 apalancadas notoriamente en el fenómeno de la tecnología y caracterizada por mejorar radicalmente sobre cómo se entienden las necesidades de nuestros clientes y cómo se interactúa con ellos en el menor tiempo.

Muchos bancos ya son líderes o seguidores en buenas prácticas de la 2.0 y están monitoreando la respuesta instantánea de sus clientes con productos innovadores, cercanos y de gran impacto. Las prácticas más resaltantes de este fenómeno están agrupadas en:

Gestión Financiera vía personalizada Twitter

Los bancos encontraron en el Twitter una herramienta increíble para gestionar y entender a sus clientes con información financiera básica, mercadear sus productos y personalizar aún más la atención con sus especialistas financieros. En Europa y EEUU, se reconcibió el producto para gestionar el colapso de las agencias bancarias e informarles a sus clientes cuales agencias están más desahogadas para atender en tiempo record sus operaciones. Este producto luce excelente para gestionar el impacto de la ley de los 30 minutos venezolana.

Medios de pago vía teléfono

El avance de los sistemas financieros móviles, abrió paso a la solución del problema de baja capacidad de terminalización (POS) de los bancos, con la entrada de los nuevos sistemas de procesamiento de medios de pago por celular, un ejemplo de la eficacia de esta práctica 2.0 se observa con la buena progresión-aceptación que han tenido las plataformas de procesamiento móvil Tagpay / Square.

Filiales tecnológicas

Sin lugar a duda las prácticas 2.0, están segmentando a sus clientes por una simple regla: Cliente físico o Internet, esto con el fin de apuntar hacia la constitución de filiales netamente tecnológicas, con el propósito de tener procesos orientados a clientes únicamente virtuales. Esta estrategia supone el uso exhaustivo de operaciones móviles y ahorro en los costos de infraestructura, agencias y productos.

Aliados Cooperadores.

Los aliados cooperadores (compañías no financieras) manejan grandes bases de datos de sus clientes, conocen su capacidad de pago, frecuencia y hábitos (horario y cultura). Hoy en día esta capacidad es utilizada en conjuntos con los bancos aliados, para la emisión de tarjetas prepago, así logrando plausibles metas de masificación bancaria, bajo costo de captación, complementariedad y escalabilidad regional.

RSE Vs. CVC

Atrás quedo la responsabilidad social empresarial RSE en banca, con la maduración de la idea de Creación de Valor Compartido CVC. Este concepto sustentando en la idea de que banca, comunidad, sociedad y filántropos trabajan en conjunto en la selección de los proyectos de mayor impacto y beneficio social, atrajo fervientemente a miles de clientes que se sentían partícipes de la acción social del banco. Un camino a seguir es el modelo de Banca cívica en España.

Fuente: Cuentasclarasdigital

Argumentos para utilizar la banca móvil – (México)

Actualmente existen ya algunas plataformas para realizar pagos vía celular. De hecho, la encuesta ‘Monetización Móvil: Forma en que los Bancos Están Defendiendo su Lugar en la Cadena de Valor de Pagos’, de la consultoría KPMG, estima que la revolución de banca a través del teléfono celular podría ser una realidad en los próximos 12 o 18 meses.
De acuerdo con cifras de Deloitte, de los 89.2 millones de líneas telefónicas celulares en el país, al menos una de cada siete corresponde a un teléfono inteligente, lo que amplía aún más el área de oportunidad para generar nuevas ofertas.

Sin embargo, ambas consultoras coinciden en que el obstáculo más grande para que los procesos bancarios se simplifiquen a través del celular es de naturaleza cultural, pues hasta las encuestas levantadas entre ejecutivos revelan que existen temores sobre aspectos de seguridad y complejidad.
Para que de una vez por todas le pierdas el miedo a ‘traer el banco en tu mano’, toma nota de estas 10 ventajas que te ofrece la opción móvil.

1. Olvida las filas

De acuerdo con Carmen Sánchez, directora de Mercadotecnia y productos de Multiva, el promedio de tiempo que le toma a un cuentahabiente ir a una sucursal bancaria es de 40 minutos (20 para llegar y 20 en espera de ser atendido). Por ello, contar con un dispositivo que permita realizar movimientos con sólo apretar un par de teclas (o deslizar los dedos sobre tu pantalla), puede dar espacio para comer sin prisa, salir antes del trabajo o, simplemente, llegar a tiempo a una cita.

2. Costos

Cuando realizas una transacción remota, el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) te cobra una comisión fija; la ventaja de realizar operaciones desde tu celular es que la mayoría de los bancos que ofrecen el servicio de banca en línea no cobran otra comisión por las transacciones, así el costo de tus operaciones puede ser menor a que si, por ejemplo, consultas tu saldo con tu tarjeta en un cajero de un banco diferente a tu emisor.

3.  Aprendizajes  

La mayoría de la población en México tiene ahora menos de 30 años, por lo que familiarizarte con las aplicaciones de celular para realizar operaciones bancarias ayuda a no quedarte atrás en los procesos tecnológicos. Recuerda que es imposible pensar que los modelos de servicios permanecerán estáticos.

4. Seguridad

De acuerdo con Manuel del Valle, titular de la Unidad de Banca y Ahorro de la Secretaría de Hacienda, los bancos y organismos como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) y la Asociación de Bancos de México (ABM) han trabajado en esquemas con los más altos controles de seguridad para que las operaciones tengan los menores riesgos posibles. Es por ello que se generaron nuevos esquemas de cuentas pues, además de prevenir prácticas como el lavado de dinero, al tener un tope bajo en los montos por transacción, se minimiza el riesgo si te roban el celular.

5. Atención inmediata

La estrategia de negocios de los bancos es consentir a sus clientes para hacerlos sentir que el pago por los servicios es justo, por ello, si echas un ojo a las condiciones que ofrecen para banca en línea o en plataformas para dispositivos móviles como Multiva Touch y Blink, te encontrarás con que en cada transacción puedes contar con un chat en tiempo real con algún ejecutivo o una línea telefónica abierta las 24 horas para resolver dudas.

6. Simplicidad

Las nuevas aplicaciones para teléfonos se distinguen en general por ser intuitivas y fáciles de usar. No te predispongas a que la herramienta para tu teléfono será complicada, los dispositivos tienen filtros que se encargan de impedir que ‘metas la pata’ al presionar mal una tecla.

7. pagos servicios sin necesidad de domiciliar

Pagar el agua, luz o gas desde tu teléfono no implicará que se realice el cobro automático a tu tarjeta; lo único que necesitas es vincular la cuenta y tú decidirás si realizas ( y cuándo) tus pagos vía celular.

8. No más “token”

¿Alguna vez has perdido más de 20 minutos buscando un aparatito cuya única gracia es generar una clave numérica? Si bien los ‘token’ han sido una buena herramienta de seguridad para proteger las transacciones en línea, es muy fácil que te veas impedido para hacer una operación desde tu oficina si lo olvidaste en casa. Los esquemas de banca móvil ya no implican que debas introducir los códigos generados por esos dispositivos.

9. Más información previa a las compras

Realizar compras desde tu celular te da la oportunidad de tomar decisiones más acertadas, e incluso Deloitte considera que  las compañías de productos de consumo y minoristas tendrán que adaptar su estrategia de mercadotecnia a esta generación de usuarios más informados que utilizan su dispositivo móvil para complementar su experiencia de compra.

10. Presupuesto más organizado

Contar con el registro de tus gastos comprendido en tu estado de cuenta te permite un mejor control del dinero que cuando tienes todo el efectivo en las manos y sientes impulsos de gastarlo.

Fuente: Dineroenmovimiento