Petroleras latinoamericanas atraviesan la época de las vacas flacas

Publicado : 14 Octubre, 2015

Categoria : De interés

Visitas: 1391

José Suárez Núñez

@Petrofinanzas

Los bajos precios del petróleo han golpeado económicamente a las compañías, que todas son estatales, y además se ha reducido el aporte económico a sus gobiernos. Todas fueron nacionalizadas antes que las gigantes del Medio Oriente, pero cada una tiene una reserva impresionante que en algún momento explotarán.

Venezuela tiene las mayores reservas petroleras de crudos pesados del mundo y el desarrollo de esos campos requiere ingentes sumas de dinero, porque esos crudos tienen que pasar previamente por “mejoradores” para eliminar el azufre, y metales, que los hacen difíciles para entrar en el proceso normal de las refinerías. El petróleo aporta a Venezuela más del 90% de sus ingresos de divisas.

Argentina, que fue un importante país petrolero del pasado, se quedó sin crudos y se convirtió en un país importador y vendió sus empresas a firmas internacionales. Cuando surgieron los crudos y gas de esquistos que descubrió la empresa española Repsol, la nacionalizó y ahora la empresa estatal Enarsa negocia con las firmas estadounidenses Chevron y Exxon, que en el pasado habían tenido inversiones en ese país.

El campo Vaca Muerte, es el mayor campo de esquistos del planeta después de EEUU y China.

Brasil descubrió impresionantes volúmenes de crudos “presal”, que están situados a 10.000 metros de profundidad, en los mares aledaños a Rio de Janeiro, y los brasileños mientras perforaban estaban desarrollando nuevas técnicas y equipos para explotar esos profundos volúmenes de petróleo.

En estos momentos han vendido bloques de esos crudos a grandes profundidades, aunque inicialmente pensaban desarrollarlos sin ayuda externa, pero la crisis económica y las investigaciones judiciales de su empresa estatal Petrobras, han bajado el ritmo de sus exploraciones en el “presal”. Petrobras es la joya de la corona de Brasil.

Pemex, la empresa estatal de México ha sido sometida a una severa intervención, por sus gastos excesivos y la falta de controles que había perdido el gobierno y los negocios estaban en manos de los sindicatos, que fueron responsables de su derrumbe.

México fue el primer país latinoamericano en nacionalizar el petróleo en 1938, y su exportación es de 2,5 millones de barriles, algo similar a la exportación de Venezuela. Ambos países fueron los grandes suministradores de petróleo a Estados Unidos, antes de que Canadá y más tarde Arabia Saudita, fueran los primeros suplidores.

Actualmente, México ha estrenado una ley de energía que eliminó todos los aspectos que obstaculizaban su desarrollo petrolero y autorizó la presencia de inversionistas privadas extranjeras, que vaticinan grandes desarrollos para aprovechar sus reservas en tierras someras y lacustres y marítimas en el golfo de México, que comparte con Estados Unidos. La producción del golfo de México es de 2.8 millones de barriles diarios. El petróleo aporta el 35% de las divisas al fisco nacional.

Hay grandes contrastes en el paisaje petrolero latinoamericano. En estos momentos, y desde hace 2 o 3 años, Estados Unidos es el primer suministrador de gasolinas a México, Brasil y Venezuela, porque los tres países no le incorporaron conversión profunda a sus refinerías.

Hay otro país petrolero que es Perú, que tiene grandes reservas de gas en el campo de Camisea, que lo están desarrollando para la exportación. Fue un importante productor y exportador de petróleo en el pasado. Su vecino Bolivía, es un importante exportador de gas y sus más importantes clientes son sus vecinos Brasil y Argentina. La producción de crudos de Bolivia no es importante.

Un caso muy singular es Trinidad-Tobago -cuyos campos marítimos de gas, son fronterizos con los de la plataforma deltana venezolana-, el más importante exportador de gas GNL a Estados Unidos y posee tres trenes de procesamiento de gas.

Los comentarios estan Cerrados.