El kickingball en Venezuela

Publicado : 23 noviembre, 2023

Categoria : Deportes, Destacados, Memorias Deportivas

Visitas: 193

Tags: ,

El kickingball es un deporte relativamente nuevo en nuestro país, practicado generalmente por mujeres. Llegó en el año 1965, como parte del programa de Educación Física y Recreación de la Academia Merici de Cerro Verde, en Caracas
Por Javier González

El kickingball es un juego recreativo y competitivo de características muy similares al béisbol inventado en Estados Unidos a principios del siglo XX.

Originalmente se conoció como kick baseball. Su creador fue Nicholas Seuss, supervisor de parques infantiles en Cincinnati, Ohio. En 1942, Ernie Pyle, periodista que dio cobertura a la II Guerra Mundial, reseñó juegos entre tropas de soldados estadounidenses que participaban en las campañas del Norte de África.

Conocido también como el “béisbol del fútbol”, se juega sobre un diamante de béisbol con un balón de goma inflado de dimensiones de 10 a 16 pulgadas (250 a 400 milímetros).

Como en el típico juego de pelota, que se practica alrededor del mundo, en el kickingball existen tres almohadillas y un home plate.

El inicio de la práctica de esta disciplina de manera formal en Estados Unidos se remonta al año 1960, en campamentos vacacionales. Fue concebido como un entretenimiento que permitiera emplear la menor cantidad de posible de implementos de juego. Así, con un balón de fútbol, un grupo de niños de ambos sexos comenzó a golpear la pelota con el pie, en lugar de con un bate, y a recogerla con las manos sin guante, de manera muy similar al juego de béisbol.

Muy pronto, el kickingball pasó de ser una diversión de campamentos vacacionales a incorporarse a las entidades educativas como parte del programa de Educación Física. Así, se fueron promoviendo ligas colegiales de diferentes categorías y a mediados de los años ochenta fue creada la World Adult Kickball Asociation, conocida como “WAKA”, la mayor liga de adultos en Estados Unidos.

Peculiaridades del juego

La base del juego es sencilla y obedece en buena medida, como señalamos, a las reglas del softbol.

Se juega entre dos equipos de 10 jugadores cada uno; la pelota es lanzada por debajo del brazo y tiene que pasar por encima del plato (home) un mínimo de 15 centímetros de altura. 

El jugador (a) no debe salirse del cajón de pateo hasta que el lanzador (a) envíe y la receptora tome la pelota; si patea delante del home es foul; a los tres fouls es out por regla. Si el catcher lanza la pelota al pitcher estando en zona de juego, la corredora puede avanzar. Si la bola se le cae al catcher, la pateadora puede avanzar; el pitcher, una vez montado en la caja o box, no puede mover los pies, de lo contrario, el lanzamiento es ilegal. Tampoco puede separar las manos. Lo hará sólo cuando lance. El coach no puede hablar con el pateador(a), ni siquiera en tiempo de lesión.

Su práctica en Venezuela

El kickingball es un deporte relativamente nuevo en nuestro país, practicado generalmente por mujeres. 

Llegó en el año 1965, como parte del programa de Educación Física y Recreación de la Academia Merici de Cerro Verde, en Caracas, a través de la cátedra conducida por la profesora Sharito Ramírez, quien lo presenció en los Estados Unidos y trajo la idea que se extendió a los colegios Santa Rosa de Lima y Sagrado Corazón, donde organizó el primer torneo intercolegial, teniendo como primer obstáculo la falta de cancha, lo cual llevó a construir posteriormente el primer estadio exclusivo de este deporte en nuestro país, en la mencionada institución de Cerro Verde

En la década de 1980, se creó la Liga Polideportiva Colegial del Este, bajo la dirección de la profesora Ramírez y de Celso de Oliveira, donde participó el kickingball con los colegios Academia Merici, los Campitos, el Claret, Santa Rosa de Lima, Arrallanes y Cumbres, entre otros.

En 1982, comenzaron a incorporarse otras categorías con la llegada de los clubes: Cotécnica, Camprolac, Helados Efe y las Cazadoras del Ejército.

La mayoría de las ligas de kickingball del país se asociaron en principio a la Corporación Criollitos de Venezuela.

Desde principios de la primera década del nuevo milenio, se realizan campeonatos nacionales de kickingball. 

Federación desde 2001

El 29 de septiembre de 2001 se constituyó la Federación Venezolana de Kickingball (FEVENKIC), integrada por nueve asociaciones regionales y la siguiente directiva:

Saturnino Rojas (Miranda) como presidente; Celso Glod (Bolívar), vicepresidente; Jenni Sánchez (Zulia), secretario general; Pablo Arrioja (Anzoátegui), tesorero y como vocales Hilda Olivares (Delta Amacuro) Daniel Crespo (Falcón) y Betty Lucart (Sucre), mientras que el Consejo de Honor lo integraron Bruno Egloff (Miranda), Charlie Coll (Nueva Esparta) y José Britom (Bolívar) 

En octubre del 2001, el Kickingball fue incluido como deporte oficial en los Juegos Universitarios Nacionales de Educación Superior (JUVINES), que se llevaron a cabo en la ciudad de Valencia, en el estado Carabobo. Al año siguiente, el juego entró al programa oficial de los Juvines, quedando campeón la Universidad Central de Venezuela (UCV), al tiempo que la Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL) ocupaba el segundo lugar, y la Universidad de Carabobo, el tercero.

En el año 2009 Carabobo se tituló invicto en el VII Campeonato Nacional, categoría juvenil, mientras que, en el 2010, en el séptimo torneo nacional, clasificación infantil, el club anfitrión del estado Bolívar cargó con la corona. 

A partir de entonces, bajo el impulso la directiva de la Federación, teniendo como uno de sus grandes promotores a Daniel Crespo, el Kickingball se extendió por toda la geografía nacional, teniendo su mayor arraigo en escuelas y liceos.   

 

Los comentarios estan Cerrados.