La gran transformación (II)

Publicado : 1 Diciembre, 2021

Categoria : RSE

Visitas: 713

Tags: , , , ,

En la anterior nota hablamos de la erradicación del hambre y la pobreza como los dos primeros grandes Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Por Yuly C. Castro – Comunicadora Social

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son el corazón de la Agenda 2030. Constituyen una visión del futuro que queremos, un futuro transformador y equitativo. Un futuro donde prive la cooperación, pero también donde se compartan las responsabilidades. En la senda del desarrollo sostenible, todos los países tienen tareas pendientes y todos se enfrentan a retos tanto propios como comunes.

En la anterior nota hablamos de la erradicación del hambre y la pobreza como los dos primeros grandes Objetivos de Desarrollo Sostenible. Como señalamos los Objetivos de Desarrollo Sostenible son un llamado mundial a gobiernos, sector privado y sociedad civil, para poner fin a la pobreza, la exclusión, la discriminación y el hambre; a proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de salud, trabajo, paz y prosperidad para el 2030. En esta oportunidad, describimos el tercer y cuarto de los ODS:

  1. Salud y el Bienestar

Si algo nos ha dejado claro esta pandemia y la crisis sanitaria mundial producto del Covid-19, es que garantizar una vida sana y promover el bienestar es esencial para el desarrollo sostenible. Las emergencias sanitarias, suponen un riesgo mundial, desestabilizando la economía y la propia supervivencia humana, demostrando que no estamos lo suficiente preparados y que en esta preparación está la clave para superarlas.
Pese a que antes de la pandemia, se alcanzaron importantes mejoras en la salud de las personas, especialmente en salud infantil, reducción de mortalidad materna y aumento en la esperanza de vida; aún son muchas las enfermedades pendientes por erradicar y muchos los problemas sanitarios. Para ello se requiere de eficiencia en la gestión financiera de los sistemas sanitarios, un mayor saneamiento e higiene, y más acceso al personal médico.

Algunos datos importantes:

Salud infantil

  • Cada día mueren 17.000 niños menos que en 1990, pero más de cinco millones de niños mueren cada año hoy en día antes de cumplir los 5 años.
  • Desde 2000, las vacunas contra el sarampión han evitado casi 15,6 millones de muertes.
  • A pesar de los avances en todo el mundo, la mortalidad de niños menores de 5 años de edad sigue siendo elevada en África Subsahariana y en Asia Meridional.
  • Los niños que nacen pobres tienen casi el doble de probabilidades de morir antes de los cinco años que los de las familias más ricas.

Salud materna

  • La mortalidad materna ha disminuido en un 37% desde 2000.
  • En Asia oriental, África septentrional y Asia meridional, la mortalidad materna ha disminuido alrededor de dos tercios.
  • Pero la tasa de mortalidad materna —la proporción de madres que no sobreviven al parto en comparación con las que lo hacen— en las regiones en desarrollo es todavía 14 veces mayor que en las regiones desarrolladas.
  • Más mujeres están recibiendo atención prenatal. En las regiones en desarrollo, la atención prenatal aumentó del 65% en 1990 al 83% en 2012.
  1. Educación de Calidad

Otro objetivo que se ha visto fuertemente impactado por el Covid-19: nunca antes tantos niños habían estado fuera de la escuela al mismo tiempo, con las consecuencias que trae en su aprendizaje y bienestar general.

Para abril de 2020, cerca de 1600 millones de niños y jóvenes estaban sin clases. Igualmente, cerca de 369 millones de niños que dependen de los comedores escolares tuvieron que buscar otras fuentes de nutrición diaria.

Una educación de calidad es clave para salir de la pobreza, y se han dado grandes avances en cuanto a acceso a la educación y aumento de la matrícula estudiantil. Sin embargo, unos 260 millones de niños no estaban escolarizados para 2018, y más de la mitad de los niños y adolescentes del mundo no cubren los estándares mínimos en lectura y matemáticas.

Algunas de las metas a cumplir de aquí a 2030 son:

  • Asegurar que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser gratuita, equitativa y de calidad y producir resultados de aprendizaje pertinentes y efectivo.
  • Asegurar el acceso igualitario de todos los hombres y las mujeres a una formación técnica, profesional y superior de calidad, incluida la enseñanza universitaria.
  • Eliminar las disparidades de género en la educación y asegurar el acceso igualitario a todos los niveles de la enseñanza y la formación profesional para las personas vulnerables, incluidas las personas con discapacidad, los pueblos indígenas y los niños en situaciones de vulnerabilidad.
  • Construir y adecuar instalaciones educativas que tengan en cuenta las necesidades de los niños y las personas con discapacidad y las diferencias de género, y que ofrezcan entornos de aprendizaje seguros, no violentos, inclusivos y eficaces para todos.

Seguiremos con los retos que suponen los ODS en una próxima entrega.


Fuentes:

https://www.cepal.org/es/temas/agenda-2030-desarrollo-sostenible/objetivos-desarrollo-sostenible-ods

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/health/

https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/education/

 

Los comentarios estan Cerrados.