14 cosas que debes saber sobre Orson Welles

Publicado : 6 Mayo, 2015

Categoria : De interés

Visitas: 390

El joven que revolucionó el teatro y la radio norteamericanos, debutó con ‘Ciudadano Kane’ y llegó a convertirse en el director mejor pagado de Hollywood cumpliría hoy 100 años. | Miembro indiscutible de la pléyade de los genios de la historia del cine, ofrecemos una selección de datos imprescindibles para comprender su obra a fin de valorarla como merece.

Con su cara redonda y su sonrisa infantil, aquel niño grande devenido en genio revolucionó la radio y el teatro norteamericanos. A los 25 años, de la mano de Ciudadano Kane, protagonizó un sobresaliente debut cinematográfico,que  le convirtió en el director con mayor independencia de Hollywood. Al mítico filme le siguieron títulos como El cuarto mandamiento, Sed de mal, El Tercer hombre o Campanadas a medianoche, que rodó en España. Fue un prolífico director, labor que compaginó con su faceta de actor, en la que demostró poseer también un portentoso talento. Ganador de un Oscar Honorífico en 1971 como Premio a su Trayectoria Profesional, durante los últimos años de su vida, el genial cineasta que había llegado a ser el mejor pagado de Hollywood sobrevivía económicamente gracias a los ingresos que obtenía protagonizando anuncios de vinos y otros productos en televisión. Sería en este medio donde realizaría su último trabajo, colaborando con la serie norteamericana Luz de luna. El 10 de octubre de 1985, el corazón de Orson Welles se cansó de latir. Tenía 70 años.

Miembro indiscutible de la pléyade de los genios de la historia del cine, ofrecemos una selección de datos imprescindibles para comprender su obra, a fin de valorarla como merece.

 

1- INFANCIA: LA FRAGUA DEL GENIO

Hijo de un acomodado ingeniero con veleidades de inventor, fue un niño prodigio sometido a diversos ‘tests’ por parte de psiquiatras y profesores.

El periódico local de su ciudad natal, Kenosha (Wisconsin), publicaría un artículo bajo el título ‘Orson Welles, dibujante, actor, poeta y no tiene más que diez años’. Sin embargo a esa edad, el niño Welles no sabía sumar, y mostraba un pavor mítico por las matemáticas que le acompañaría de por vida.

 

2- DESEMBARCO EN SHAKESPEARE

Cinco años después, ya fumaba sus enormes puros y había abandonado su hogar para enrolarse como actor en compañías de teatro amateur. A los 16 años, estudia pintura y, durante un viaje por Europa es contratado en el Gate Theatre de Dublín. Al poco tiempo, funda con John Houseman el Mercury Theatre y realiza un montaje de Julio César en el que los intérpretes debutan ‘vestidos de calle’. La Asociación Dramática de Chicago premia la obra.

Su pasión por el autor inglés no le abandonaría. Ya adulto, Wells rodaría en menos de un mes Macbeth en1948. El año siguiente iniciaría el rodaje de Othello, que por problemas de financiación se alargaría tres años. Ambas obras supondrían un descalabro económico considerable para el cineasta.

 

3- DE LA GUERRA DE LOS MUNDOS AL MUNDO DE HOLLYWOOD

En 1938, Welles realiza un programa para la CBS, La guerra de los  mundos. Su pericia como guionista y locutor le convierten en una estrella cuando decide gastar una broma para celebrar la víspera de Halloween. Durante 60 minutos sus miles de oyentes en Nueva Jersey creen en la inminencia de una guerra intergaláctica en la que la Tierra se ve invadida por extraterrestres mientras es destruida por rayos mortíferos. El estallido de la  histeria colectiva, desatada por la emisión, hacen de él una pieza codiciada para Hollywood.

 

4- CIUDADANO WELLES

El año siguiente, el joven locutor firma su primer contrato con los estudios de la RKO, Welles se convierte en el cineasta mejor pagado y con mayor independencia de la historia del cine norteamericano. Con el poder artístico absoluto en sus manos, decide acometer un proyecto ambicioso para debutar en la meca del cine. Nace así Ciudadano Kane, filme que él mismo protagoniza, dirige, escribe y produce. La cinta, considerada una de las mejores de la historia, caricaturiza al gran magnate de la prensa, William Hearst, quien, incapaz de perdonar su osadía, le culpabiliza del fracaso comercial de la misma. Y es que las pérdidas ascienden a 150.000, poca cosa para los grandes estudios de la época dorada hollywoodiense, el calificativod e ‘poco comercial’, acompañará a la obra de Welles de por vida. Esas inmisericordes críticas hacían caso omiso de su candidatura a nueve Oscar, incluidas las de mejor actor y mejor director para él mismo, y la obtención finalmente del Oscar al mejor guión original, que comparte con Mankiewicz.

Su visión del cine quedaría resumida en una famosa frase que pronunció a su llegada a los estudios de la RKO: ‘Este es el más maravilloso tren eléctrico que un muchacho haya podido soñar’.

 

5- ‘MY NAME IS ORSON WELLES’

En El Cuarto Mandamiento, cinta que dirige en 1942, uno voz presenta a los protagonistas, cita a los técnicos y mientras una grúa vertiginosa muestra la soledad de un gran plató vacío, una atronadora voz declara tajante: ‘Yo he producido y dirigido esta película y me llamo Orson Welles’. El milagro de esta obra maestra es la omnipresencia del director como narrador –la voz de Dios– sin aparecer jamás físicamente en pantalla.

 

6- ANTE TODO, UN ANIMAL POLITICO

Su posición en Hollywood se haría más difícil y la Caza de brujas de los años cincuenta forzaría su inevitable peregrinaje europeo.

Refiriéndose a la persecución de los intelectuales de izquierda durante la inquisición macarthista, Welles haría una acusación lapidaria: ‘Lo malo de las izquierdas americanas es que traicionaron y delataron a sus amigos para salvar sus piscinas. En mi generación no hubo derechas americanas. Intelectualmente no existían. Solo había izquierdistas y se traicionaban mutuamente. MacCarthy no destruyó a las izquierdas: se vinieron abajo ellas solas’.

A finales de 1980 Orson Welles declararía en España: ‘Lo que más me interesa es la política, y lo que más placer me produce es la música, y en segundo lugar, la pintura, la otra cosa que me hubiera gustado hacer. En último lugar está el cine’

 

7- JOHN FORD, ‘EL PRIMER HOMBRE’

Entre sus directores favoritos se encontraban Griffith, Renoir y Flaherty, así como los expresionista alemanes, pero por encima de todos ellos, Welles situaba a un director histórico, John Ford. En una entrevista en 1963, designaba a Ford su maestro, pero en 1967 Welles era más rotundo: ‘Me gustan los viejos maestros. Por viejos maestros entiendo John Ford, John Ford, John Ford’. ¿Ha quedado claro?

 

8- EL GENIO ENAMORADO

Orson Welles contrajo matrimonio en tres ocasiones: todas sus cónyuges pertenecían como él al mundo del celuloide, las tres eran actrices. A los 19 años Virginia Nicholson se convierte en su primera esposa. El matrimonio es efímero, dura un solo año y fruto de la unión, nace su primogénito, Christopher. Tras una tormentosa relación contrae matrimonio con Rita Hayworth. De esta unión, mantenida entre 1943 y 1947, nace su hija Rebecca. Tras haber rodado juntos en 1947 La dama de Shanghai, Rita haría unas reveladoras declaraciones a la prensa: ‘La convivencia con un genio es muy difícil’. Poco después la pareja se divorciaba.

Se casa por tercera vez en 1955 con la italiana Paola Mori, condesa de Cifagio (actriz en su filme Míster Arkadkin), con la que tiene a su otra hija, Beatrice.

 

9- DON QUIJOTE DE HOLLYWOOD

Cuentan que un joven Welles visitó Sevilla a los 17 años y quedó prendado de España. El cineasta volvería a la Feria sevillana en varias ocasiones, subyugado por la fiesta, y los toros, eligiendo nuestro país para rodar varias de sus películas, como Campanadas a medianoche, (considerada por el director su obra preferida y producida con presupuesto español), Don Quijote,  o Míster Arkadin, rodada en localizaciones de Catalunya. Aunque visitaría también, Navarra, Madrid, o Ibiza, se declara profundamente enamorado de Andalucía. Por ello eligió la finca Recreo de San Cayetano, sita en Málaga y propiedad del ex matador de toros Antonio Ordoñez, como última morada. Sus cenizas se hallan esparcidas por todo el terreno.

 

10- SED DE MAL

Tras el fracaso de Macbeth, Welles se destierra a Europa y no vuelve hasta 1958 para dirigir a instancias de Charlton Heston Sed de mal. Inscrita en el cine negro, con su característico virtuosismo inicia la cinta con un plano-secuencia de mas de tres minutos. No convence al público y de nuevo una de sus películas vuelve a fracasar comercialmente, causando el destierro europeo definitivo del director.

 

11- SOBRE LAS TABLAS

Mencionados sus inicios teatrales, debemos insistir en el portentoso talento interpretativo de Welles que, acompañado de su atronadora voz y una peculiar envoltura carnal (llegaría a pesar 150 kilos), le permitieron destacar en las tablas. Protagonista de  muchas de sus propias películas, desde su debut en Ciudadano Kane, el director solía alquilarse como actor en películas normalmente impropias de su talento a fin de financiar su obra.

 

12- UN GENIO EN LA ‘CAJA TONTA’

La televisión fue también un bocado se su gusto. En el periodo comprendido entre 1955 y 1979, Welles dirigió siete proyectos televisivos, algunos no emitidos. Uno de ellos fue El Show de Orson Welles, proyecto comercial  ambicioso que pretendía ser un programa de entrevistas. Resultó un fracaso, admitido por el propio director. Entre esas entrevistas destaca la realizada en 1958 a la actriz Gina Lollobrigida, financiada por la ABC, que llevaba por nombre Retrato de Gina o Viva Italia. La ABC la consideró de poca calidad y no la quiso emitir. Se exhibió varias décadas después, en 1986, en el Festival de Venecia, y la Lollobrigida inició un proceso legal para su prohibición, que consiguió y que se mantiene hoy en día.

El último trabajo de Welles antes de su muerte, sería una colaboración para la serie televisiva norteamericana Luz de luna, protagonizada por Bruce Willis.

 

13-  ROSEBUD

Welles, en la mítica Ciudadano Kane, pronuncia una palabra en su último suspiro: Rosebud. El espectador atónito no acierta a descifrar el alcance del gesto. La crítica se halla dividida al respecto, mientras unos críticos defienden que se trata del nombre del trineo con el que jugaba el protagonista en su infancia, otros lo relacionan con su amante en la cinta, Susan. Estos últimos justifican su argumento defendiendo que este sería el dato que más enfurecería a Hearst al convertir a Marion Davies, su amante, en protagonista final de la misma. El debate sigue abierto.

 

14- EL OCASO DEL GENIO

En los últimos años, Welles sobrevive económicamente gracias a los ingresos que obtiene protagonizando anuncios de vinos y otros productos en televisión. Su salud es precaria. En 1985 lleva varios años bajo tratamiento médico por problemas cardíacos y de diabetes. En sus últimos meses de vida pierde varios kilos. En su última aparición pública durante una cena el 8 de octubre en compañía de Burt Reynolds, que le ofrece colaborar en su último filme, presenta un aire ausente y fatigado. Tres días después su corazón decide dejar de latir.

Años antes, en 1971, la noche en que la Academia de Hollywood le otorgaba un Oscar especial por su contribución al cine, un Welles visiblemente alicaído declaraba: ‘Ahora no soy más que un árbol de Navidad cuyas raíces han muerto. Las pequeñas agujas de mis ramas se van cayendo poco a poco y cada vez es más difícil reemplazarlas’.

El genio, derrotado, atisbaba su ocaso.
Fuente: La Vanguardia

Los comentarios estan Cerrados.