El estrés, por Juan Carlos Escotet (Banesco) (I)

Juan Carlos Escotet, presidente de la Junta Directiva de Banesco Banco Universal, compartió a través de su cuenta en Twitter (@jescotet) algunas reflexiones sobre el estrés.

 

El estrés, además de un malestar personal, tiene consecuencia en los demás. Es prudente pensar en él para controlarlo.

 

A menudo el estrés se comporta como gusanillo silencioso: no nos damos cuenta, pero se instala dentro de nosotros.

 

La consecuencia de no pensar en él, es que el estrés crece en cada uno de nosotros.

 

El estrés crece en su frecuencia (se repite más a menudo) y en su intensidad (nos afecta de modo más potente).

 

Cuando varias preocupaciones se juntan y sentimos que no tenemos control de ellas, el estrés toma espacio en nosotros.

 

El estrés se expresa como una acumulación de energía, que puede estallar hacia adentro, hacia afuera o en ambos sentidos.

 

Cuando el estrés actúa hacia adentro, afecta nuestra capacidad de trabajo y nos genera un cansancio excesivo.

 

Cuando el estrés actúa hacia afuera, corremos el riesgo de dar un trato inadecuando a los demás.

 

Si el estrés nos produce agobio interior y malas relaciones con los demás, entonces hay que consultar a un especialista.

 

El primer remedio contra el estrés, de aplicación universal, es entender que es una especie de mal que nos afecta.

 

También es fundamental reconocer cuáles son los factores que nos causan estrés. Entender cada preocupación por separado.

 

La sensación de que nos falta el tiempo para cumplir con todo, es una de las más frecuentes causas de estrés.

 

Es muy difícil combatir el estrés en solitario. Al conversar con los demás, es posible que recibamos ayuda y comprensión.

 

Cuando conocemos las cosas que nos producen estrés, podemos jerarquizarlas y pensar cómo resolver cada una.

 

Hay preguntar a personas próximas si nos perciben como personas estresadas. Los demás pueden darnos pistas muy útiles.

 

 

Los comentarios estan Cerrados.