El submarino japonés del Caracas

Publicado : 30 Noviembre, 2014

Categoria : De interés

Visitas: 976

Tags: , , ,

Por Ignacio Serrano (@IGNACIOSERRANO)

www.elemergente.com

 

Shunzuke Watanabe, el pitcher japonés que debutó este fin de semana con los Leones, es dueño de un récord mundial. Según Wikipedia no hay un lanzador en el planeta que suelte la pelota desde más cerca del suelo, cuando enfila hacia el home.

 

Watanabe es un monticulista de bola submarina, lo que de por sí es una rareza. No lanza por el lado del brazo, como a menudo hace el cubano Yoanner Negrín, por ejemplo. Lo hace muy por debajo del brazo, mucho más, incluso, que otro célebre serpentinero que pasó por la LVBP, el ex magallanero Ken Tekulve.

 

Tekulve fue uno de los relevistas más notables de su tiempo, desde finales de los años 70, con los Piratas de Pittsburgh. Él y su alter ego por aquel entonces, Dan Quisinberry, de los Reales de Kansas City, dominaron el beisbol mayor con la complicada técnica.

 

No es un arte moderno. Carl Mays, un bigleaguer de cierta nombradía en los años 20, vivió de hacer sus envíos por debajo del brazo. Es un pitcheo inusual, que confunde a los bateadores de la misma mano, al sentir estos que la pelota se les viene encima, desde un ángulo casi imposible.

 

Watanabe casi roza los nudillos contra la tierra, cuando ejecuta el windup. La curva, dice, rompe hacia arriba, la dirección contraria al rompimiento de la curva tradicional.

 

Mays pasó a la historia no por sus victorias, que las tuvo. Desafortunadamente, uno de sus lanzamientos golpeó la cabeza de Ray Chapman, quien murió víctima de una conmoción cerebral. En ese entonces no se usaban cascos al batear.

 

Pero la bola submarina, así como puede esconderse a la vista de los toleteros de la misma mano, también puede quedar más expuesta ante los paleadores de la mano contraria.

 

Watanabe, derecho, tiene fama de haber recibido el jonrón más largo en la historia del legendario Tokyo Dome, un bombazo de 525 pies, conectado por David Ortiz, zurdo, en los duelos de exhibición que cada año realizan grandeligas y japoneses, en noviembre de 2004.

 

Una docena de nipones ha sido parte de la LVBP, con este estreno. Casi todos han sido jugadores de segundo nivel, menos Toru Murata, refuerzo del Magallanes y ahora de Anzoátegui, tal vez Makoto Suzuki y sobre todo Hideo Nomo, una súper estrella en descenso, contratado por el Caracas hace casi una década.

 

Nomo no pudo reencontrar el camino a las Grandes Ligas, después de actuar con los Leones. La afición no guarda un buen recuerdo de él. Pero Watanbabe, ex jugador del Clásico Mundial, con 13 temporadas de experiencia en la NPB y 38 años de edad, espera ser un éxito, con su estilo rebuscado y su récord mundial.

 

 

One Response to El submarino japonés del Caracas

  1. beatriz zavarce dice:

    Muy interesante!!! Espero poder ver un juego con este pitcher.
    Gracias!!