Hay 260.000 millones de barriles de petróleo en 27 bloques

Publicado : 19 Febrero, 2012

Categoria : De interés

Visitas: 434

Tags: , , ,

Por Jorge Rabassa

Ese inmenso mar de petróleo de 260.000 millones de barriles está en el subsuelo, en un área de 600 kilómetros de largo por 53 kilómetros de ancho entre los estados Guárico y Delta Amacuro, en el centro oeste de Venezuela. Nos referimos a la Faja Petrolera del Orinoco.

 

Hace varias décadas, cuando el geólogo estadounidense Davis Hubbert advirtió que para el año 2035, los pozos petroleros del planeta comenzarían a declinar su producción, apareció la fiebre de buscar fuentes alternas, disminución del consumo y buscar nuevo petróleo en otras áreas,  para disponer de reservas para la transición, porque los precios estaban subiendo.

 

En esos años de inminente crisis había  dos esperanzas disponibles para la futura escasez de hidrocarburos. La Faja Petrolera del Orinoco y las arenas bituminosas de Canadá, fueron consideradas como las grandes reservas mundiales de petróleo. Sin embargo, las identificaron como petróleo “no convencional”. Cuando se nacionalizó el petróleo en 1976, no había donde vender un barril de la Faja del Orinoco, no tenía mercado, porque esas gigantescas reservas de 8 a 9 grados Api, no podían procesarse en las refinerías.

 

Para los canadienses era más difícil porque para hacer un barril de petróleo se necesitan 26 toneladas de arenas de bitumen, que se obtiene de minas a cielo abierto.

 

Ese petróleo -aunque al llegar a la superficie no emerge voluntariamente porque pesa igual que el agua- gracias a las nuevas tecnologías de refinación, como la “coquificación retardada”, los llevan a convertirse en petróleo sintético de hasta 34 grados Api, que es preferido por muchos refinadores porque durante el proceso de refinación, disminuyen  hasta el mínimo el contenido de azufre y el coque. Hay un crudo sintético venezolano que exportamos con el nombre de “Zuata Sweet”.

 

El gobierno venezolano hace varios años dividió la Faja del Orinoco en 27 bloques, en cuatro grandes campos: Boyacá, Junín, Ayacucho y Carabobo.  Se han estado licitando y más de la mitad se han otorgado a empresas internacionales, donde Petróleos de Venezuela posee un capital accionario de 70 por ciento y las empresas socias el 30 por ciento. Estas firmas pagan regalías de 34 por ciento, 50 por ciento de impuesto sobre la renta y otros pequeños impuestos.

 

Las empresas de países a las cuales otorgaron licencia para explotarlos como socios minoritarios, son Lukoil y Gazpromo de Rusia, CNPC, Sinopec y otras de China, Repsol de España, Eni de Italia, Total de Francia, ONGC de India, Petropars de Irán, Ancap de Uruguay, Enarsa de Argentina, Belorusneft, de Belarús, PetroVietnam de Vietnam, Petronas de Malasia, Cupet de Cuba, PetroEcuador de Ecuador, Statoil de Noruega y Chevron de Estados Unidos, por mencionar algunas.

 

Los primeros proyectos para iniciar la explotación petrolera en la Faja del Orinoco, comenzaron en 1996. Se crearon las empresas Cerro Negro, Sincor, Ameriven y Petrozuata. Se realizaron inversiones iniciales de 14.000 millones de dólares, crearon un mínimo de 4.500 puestos de trabajo y aumentaron las reservas probadas en 3.500 millones de barriles.

 

La actual administración, al fijar la nueva estructura de la Faja del Orinoco en el 2006,  asumió la mayoría accionaria del negocio y el control de las operaciones y les cambio los nombres. Ahora se llaman PetroPiar, PetroCedeño, PetroMonagas y Petroanzoátegui.

 

El nombre de petróleo no convencional ya no tiene sentido, porque los “mejoradores” los convierten en sintéticos livianos entran perfectamente en las refinerías.

 

La Faja tiene importantes características. Donde ponga un taladro encontrará petróleo, una regla de oro de que no tiene riesgo exploratorio. Además después de 3.000 pies de profundidad ya puede extraer crudos y el costo de perforación es de 1.50 dólares el barril, un costo mínimo.

 

Los geólogos venezolanos Hugo Velarde y José Antonio Galavis, fueron designados para evaluar las reservas de la Faja del Orinoco en 1965. Después de concluido el trabajo de campo, presentaron el descubrimiento en el Séptimo Congreso Mundial de Petróleo celebrado en México de 1966. No los creyeron y algunos colegas los calificaron de “jóvenes locos con delirios de grandeza”.

 

Los comentarios estan Cerrados.