27 de marzo: Día del Nazareno de San Pablo

Publicado : 27 marzo, 2024

Categoria : Destacados, Efeméride

Visitas: 259

Tags: , , ,

Todos los Miércoles Santo, los habitantes de la capital venezolana y adyacencias, visten la túnica morada para la procesión del Nazareno de San Pablo. Desde hace siglos la feligresía acude a la basílica Santa Teresa y recorre la parroquia homónima para pagar sus promesas y reafirmar su fe ante la venerada imagen de madera del siglo XVII.

La escultura del Nazareno de San Pablo (de estilo barroco en madera policromada) fue esculpida en Sevilla (España) en el siglo XVII. Su elaboración se atribuye al escultor Felipe de Ribas (1609 – 1648), quien la hizo representando la séptima estación del Viacrucis, cuando Jesús lleva la cruz a cuestas. Es esta la advocación de Jesucristo que se venera en la basílica de Santa Teresa de Caracas.

Según los cronistas, la imagen fue bendecida por fray González de Acuña el 4 de julio de 1674 y congregaba la fe popular en la capilla de San Pablo El Ermitaño, de allí su nombre. Sin embargo, en 1880 el presidente Antonio Guzmán Blanco, feroz enemigo de la Iglesia, ordenó la demolición del templo para mandar construir el Teatro Municipal de Caracas (1881). En relación con este hecho, el cronista Oscar Yanes (1927 – 2013) decía en uno de sus micros Así son las cosas que luego, por rogativas de su esposa Teresa, el mandatario concedió construir la basílica de Santa Teresa, donde fue llevada la reliquia y venerada desde entonces.

“El Limonero”

Muchos conocen el Nazareno de San Pablo por este nombre. En 1669 llegó un barco lleno de esclavos de enfermos a La Guaira, causando una epidemia denominada “El Vómito Negro”. En esa ocasión la iglesia decide sacar por primera vez al “Patrón de Caracas” a las calles.

Es durante este acto que comienza la leyenda. Curiosamente en la esquina de Miracielos había un gran árbol de limón que daba a la calle y cuenta el relato que al pasar la imagen las ramas quedaron enredadas entre la figura y comenzaron a caer decenas de limones.

¡Milagro! Gritó la gente. Pues la tradición dice que el agua limpia de catuche y los limones de Miracielos fueron la cura para “El Vómito Negro”.

Siendo este el primer milagro concebido y la base para nombrar al Nazareno de San Pablo como “El Limonero del Señor”.

Hoy, más de 350 años después, los fieles caraqueños recuerdan lo que muchos llaman, milagrosa respuesta del cielo.

El limonero del Señor, poema de Andrés Eloy Blanco

(Extracto) “… Por la esquina de Miracielos, / en sus Miércoles de dolor, / el Nazareno de San Pablo / Pasaba siempre en procesión.

Y llegó el año de la peste; / moría el pueblo bajo el sol; / con su cortejo de enlutados / pasaba al trote algún doctor / y en un hartazgo dilataba / su puerta «Los Hijos de Dios».

La Terapéutica era inútil; / andaba el Viático al vapor / Y por exceso de trabajo / se abreviaba la absolución.

Y pasó el Domingo de Ramos / y fue el Miércoles del Dolor / cuando, apestada y sollozante, / la muchedumbre en oración, / desde el claustro de San Felipe / hasta San Pablo, se agolpó.

Un aguacero de plegarias / asordó la Puerta Mayor / y el Nazareno de San Pablo / salió otra vez en procesión. / En el azul del empedrado / regaba flores el fervor; / banderolas en las paredes, / candilejas en el balcón, / el canelón y el miriñaque / el garrasí y el quitasol; / un predominio de morado / de incienso y de genuflexión.

—¡Oh, Señor, Dios de los Ejércitos. / La peste aléjanos, Señor…!

En la esquina de Miracielos / hubo una breve oscilación; / los portadores de las andas / se detuvieron; Monseñor / el Arzobispo, alzó los ojos / hacia la Cruz; la Cruz de Dios, / al pasar bajo el limonero, / entre sus gajos se enredó. / Sobre la frente del Mesías / hubo un rebote de verdor / y entre sus rizos tembló el oro / amarillo de la sazón.

De lo profundo del cortejo / partió la flecha de una voz: / —¡Milagro…! ¡Es bálsamo, cristianos, / el limonero del Señor…!

Y veinte manos arrancaban / la cosecha de curación / que en la esquina de Miracielos / de los cielos enviaba Dios. / Y se curaron los pestosos / bebiendo el ácido licor / con agua clara de Catuche, / entre oración y oración…”

Fuentes:

https://iamvenezuela.com/2018/03/la-esperanza-viste-de-purpura-en-la-procesion-del-nazareno-de-san-pablo/ 

https://www.unminutoconlasartes.com/alvaro-el-limonero-del-se%C3%B1or.html 

https://www.unminutoconlasartes.com/alvaro-el-limonero-del-se%C3%B1or.html 

Los comentarios estan Cerrados.