La equitación en Venezuela

Publicado : 4 diciembre, 2023

Categoria : Deportes, Destacados, Memorias Deportivas

Visitas: 421

Tags: , ,

La equitación o deporte ecuestre se comenzó a practicar en el país a principios de la década de 1910, cuando en la Escuela Militar se implementó su enseñanza, tal y como lo informa la revista caraqueña El Cojo Ilustrado en su edición de enero de 1904. 
Por Javier González 

La equitación o deporte ecuestre se comenzó a practicar en el país a principios de la década de 1910, cuando en la Escuela Militar se implementó su enseñanza, tal y como lo informa la revista caraqueña El Cojo Ilustrado en su edición de enero de 1904, en la que dice textualmente “que, entre las materias de estudio que contiene el nuevo reglamento de la Academia Militar, se encuentra la equitación”. Desde entonces, su práctica fue sistemática dentro del ámbito castrense.   

Después de la muerte de Juan Vicente Gómez, ocurrida en Maracay, estado Aragua, el 17 de diciembre de 1935, los civiles también iniciaron su práctica, fundamentalmente los jóvenes de la alta sociedad, quienes formaron diversos equipos en los aristocráticos clubes caraqueños. 

Fueron jóvenes militares y muchachos de buena posición económica, los primeros que nos representaron en una competencia internacional de ecuestre. Fue en los IV Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en febrero de 1938 en la ciudad de Panamá, donde se presentaron seis jinetes criollos, cuatro de ellos ganadores de preseas: Ángel Buenaño, Enrique Lander, Juan Eusebio Martínez y José Olavarría: quienes le dieron al país cuatro medallas de bronce, las primeras que conquista nuestra equitación a nivel internacional. 

Los otros integrantes de esa delegación pionera fueron: el entrenador subteniente Jorge Basuto Guillén, los jinetes Eugenio Mendoza (hijo) y Pascual Egáñez V.

A partir de la década de 1940, comenzaron a surgir destacados atletas en la especialidad. El 29 de abril de 1947 se creó la Federación Venezolana de Deportes Ecuestres, cuyos fundadores fueron Luis Villegas Febres, Flor Isava y Alfonso Ramírez Villamediana, asesorados por el coronel chileno Galvarino Zuloaga. 

Poco tiempo después, en 1950, comenzó el ecuestre criollo a figurar con más fuerza a nivel internacionalmente con meritorias actuaciones, sobre todo Flor Isava, quien más tarde se convertiría, junto con Carlota Reverón y Cecilia Arnal, en una de las mejores amazonas de Latinoamérica. 

En los Juegos Centroamericanos del Caribe, que se llevaron a cabo en la ciudad de México, entre el 5 y el 21 de marzo de 1954, el ecuestre criollo volvió a tener gran figuración. En esta oportunidad fue Oscar Montilla, quien cargó con el título en la competencia de adiestramiento ecuestre.

Experiencia olímpica

Con ocasión de la XVI Olimpiada, que tuvo lugar en Melbourne, Australia, la delegación venezolana compitió por primera vez en esta disciplina. Por regulaciones de cuarentena en ese lejano continente, la equitación se trasladó a Estocolmo, Suecia.

Tres atletas con sus respectivos ejemplares compitieron en la cancha del Stockholm Olympic Stadium: Víctor Molina/Tamanaco, José Rivas/Murachí y Roberto Moll/Sorocaima,. No lograron superar la fase eliminatoria.

En 1988, con ocasión de los Juegos Olímpicos de Seúl, Corea del Sur, compitió Alberto Carmona en la modalidad de salto, con el caballo “The Dubliner”. Ocupó el 59° lugar sin lograr avanzar de la etapa clasificatoria.

En Pekín 2008, asistió por primera vez Pablo Barrios, con el caballo “Sinatra”. Quedó en el 40° puesto de la ronda eliminatoria.

En la cita de Rio de Janeiro 2016, Barrios se convirtió en el primer jinete venezolano con intervención en dos Juegos Olímpicos. Hizo binomio con “Antares”. También participó Enmanuel Andrade con el caballo “Hardrock Z#. En la etapa clasificatoria ocuparon las posiciones 53° y 61°, respectivamente.

Para los Juegos de Rio 2016 también se había clasificado Andrés Rodríguez, gracias a una buena performance en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, donde ganó medalla de plata. Lamentablemente, a principios de 2016, falleció en un accidente automovilístico, en Wellington, Florida. Tenía 31 años de edad.

Actuaciones sobresalientes

En 1960, Jesús Eduardo Palacios ganó el Gran Premio de Nueva York y, tres años más tarde, conquistó el título de campeón de los III Suramericanos de Ecuestre, disputados en el Club Hípico de Caracas, al cometer sólo 4 faltas en 12 recorridos. Palacios se convertiría luego en un afamado diseñador de trazados de competencia de equitación

Años más tarde, en 1978, la equitación criolla logró el primer lugar en los III Internacionales de Ecuestre, celebrados en el Club Hípico de Caracas. En esa oportunidad brillaron los militares Rubén Rojas Pérez y Josué Rivas Moncada. 

Después de 27 años de ausencia, en 1986 el ecuestre venezolano regresa a los Juegos Centroamericanos y del Caribe para lograr una meritoria actuación, conquistando tres medallas de plata y una de bronce. Destacan el entonces teniente Rubén Rojas Pérez y su caballo Caníbal, Alberto Pérez con su corcel Monsieur Chaval y Wilmer Roque con su montura Maracay.

En el 2006, el joven Juan Andrés Larrazábal, de apenas 16 años, se impuso en el 51 Derby de Valencia que se disputó en la cancha del Club Hípico de Carabobo, convirtiéndose así en el jinete más joven que se adjudica este clásico ecuestre. Dos años después, Pablo Barrios se convertiría en el único representante de Venezuela en la disciplina de la equitación de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. 

Ese año de 2008, el ecuestre venezolano triunfó en el master del estado Florida (Estados Unidos) Posteriormente, participó en el Gran Premio de Kentucky, donde compiten los mejores de este deporte en Norteamérica. 

En noviembre de 2009, la delegación criolla que nos representó en los XVI Juegos Bolivarianos que se realizaron en la ciudad de Cochabamba, Bolivia, arrasó en las competencias de equitación. En total sumamos siete metales dorados, tres de plata y dos bronces para alcanzar un acumulado de doce preseas. Pablo Barrios y Alejandro Gómez consiguieron dos medallas doradas cada uno, y sus compatriotas Leopoldo Paolí y Patricia Torvay, plata y bronce, respectivamente.

Por si fuera poco, en julio del año siguiente, Venezuela cargó con el galardón de equitación en los XXI Juegos Centroamericanos y del Caribe, disputado en la ciudad de Mayagüez, Puerto Rico. Allí la delegación criolla obtuvo un total de 6 medallas, cuatro de ellas de oro, una de plata y una de bronce.  

En 2015, Andrés Rodríguez le dio a Venezuela su primera medalla de plata en Juegos Panamericanos, en la categoría de salto individual. Con esa actuación, Rodríguez aseguró su cupo para los Juegos Olímpicos de Brasil 2016. Lamentablemente, en enero de 2016, a los 31 años, el jinete venezolano falleció en un accidente de tránsito ocurrido en Estados Unidos.

Los comentarios estan Cerrados.