Dile adiós a la oficina y trabaja desde tu casa

Publicado : 17 noviembre, 2015

Categoria : Emprendedores

Visitas: 1513

Imagina lo que sería trabajar a tiempo completo y con beneficios desde tu casa, el parque o la cima de tu montaña favorita.

Suena como el nirvana a los oídos de cualquiera que sufra los desgastantes viajes diarios, para quien encuentra difícil realizar el trabajo en la oficina o, simplemente, necesita más flexibilidad para atender las necesidades de la familia.

Sin embargo, el llamado home office o trabajo a distancia se ha convertido en una realidad para muchas personas.

Aunque en Estados Unidos sólo 4,5% de los empleados a tiempo completo laboran a distancia cada día, un número creciente de empresas están entregándose de lleno al trabajo remoto, afirma Sara Sutton Fell, CEO de FlexJobs.

Es decir, no hay una oficina de la compañía o una sede. En su lugar, el personal trabaja desde cualquier lugar que deseen. Incluso, pueden vivir en diferentes zonas horarias. Algunas empresas ya tienen departamentos enteros que trabajan de forma remota.

Y la tecnología es esencial para lograrlo. Pero los trabajos a distancia no son sólo para los expertos en esta área. Contadores, abogados, grupos de base, especialistas en viajes, educadores, vendedores, consultores o escritores, por ejemplo, se encuentran entre los que tienen empleos de cuello blanco a tiempo completo y con beneficios en compañías que han adoptado las ventajas y riesgos del trabajo a distancia.

La ventaja económica de no tener una oficina
Quienes dirigen empresas donde el trabajo es remoto argumentan que esto los ayuda a reclutar a los mejores talentos de cualquier parte del país o del mundo. También permite ahorrar costos, ya que hay menos gastos gravosos. Sin oficinas centrales, no hay que pagar alquiler.

Además, puede ser más fácil evaluar claramente el desempeño del empleado.

“En una oficina es fácil parecer ocupado en un escritorio. En línea, tienes que sacar el trabajo”, dijo Aaron Bright, director de Hippo Education, que produce videos educativos y podcasts para médicos.

Pero el trabajo a distancia puede ser un desafío incluso para los empleados más productivos si la empresa no tiene una buena gerencia. Los directivos tienen que apoyar a los trabajadores comunicando claramente las expectativas, ofreciendo retroalimentación regular y directrices claras sobre los plazos, explicó Sutton Fell, quien también fundó Remote.co y asesora a empresas sobre el trabajo a distancia.

Para los empleados, la principal ventaja es una mayor flexibilidad. Las jornadas pueden ser largas pero tienen un mayor margen de maniobra para distribuir las horas. Algunos de los empleados de Sutton Fell, por ejemplo, se toman un par de horas a mitad del día.

Bright dice que él no lleva registro de las horas de sus colaboradores. Y no le importa si prefieren trabajar temprano en la mañana o tarde en la noche.

Sin embargo, admite que la empresa tuvo problemas al principio con el hecho de que los empleados vivían en zonas horarias que tenían una diferencia de hasta cuatro horas. Pero ahora lo ve como un punto a favor, ya que por lo general siempre hay alguien laborando después de las horas ‘normales’ de oficina.

Por su parte, Sutton Fell recomienda que las empresas establezcan al menos un par de horas comunes todos los días, cuando todo el personal esté disponible.

Del mismo modo, aconseja que las compañías realicen retiros un par de veces al año para que todos puedan pasar tiempo juntos en el mismo lugar.

Cuando el home office no funciona bien
No todo el mundo está hecho para el trabajo a distancia. A lo mejor quieres que te devuelvan tu oficina si estás en las siguientes circunstancias:

1.- Te falta disciplina: Para muchos trabajadores ayuda mantener un horario regular casi todos los días incluso si esas horas no son las tradicionales de 9 a 5. Y es importante trabajar solamente durante esas horas y no verse distraído por el perro o los niños.

2.- No tienes un espacio exclusivo para trabajar: Tu casa, aunque sirva de oficina, debe seguir siendo un refugio del mundo. No arruines tu sofá favorito trabajando en él. Por lo menos reserva un escritorio y unos cajones, o mejor aún, toda una habitación con una puerta que se puede cerrar al final del día.

3.- Quieres compañía: Trabajar desde casa puede resultar muy solitario. Usar una computadora para todas las comunicaciones con los compañeros del trabajo no es lo mismo que tener una conversación cara a cara. Y salir a almorzar con un colega no será una opción a menos que sea tu vecino.

4.- No te concentras hasta que todo esté limpio: Algunas personas no pueden concentrarse cuando hay desorden a su alrededor. Así que si te pones a aspirar, sacudir y lavar apenas ves una pizca de polvo, trabajar desde casa podría enloquecerte.

Fuente: CNNEnEspañol.com

Los comentarios estan Cerrados.