Choderlos Laclos: Las amistades peligrosas

Choderlos Laclos: Las amistades peligrosas

Por: José Pulido

Se llamaba Pierre Ambroise Francois Choderlos Laclos y nació en Amiens, Francia  en 1741. Para la literatura su nombre fue más corto: Choderlos Laclos. No se puede negar que era un nombre poco común y sigue siéndolo.

Choderlos  Laclos fue militar desde muy joven. En 1776 ya era oficial en Grenoble, pero al no pertenecer a  las clases altas de la nobleza se le negaban los ambicionados ascensos. Por esa frustración se dedicó a escribir y entre los muchos libros que salieron de su talento surgió una novela construida con cartas: Las amistades peligrosas. Esta obra  lo encumbró en el mundo de la literatura.

Se convirtió en jacobino y casi muere guillotinado, pero Napoléon Bonaparte  lo ascendió a general de brigada y después de eso, cuando actuaba como jefe de artillería en Nápoles, murió enfermo durante el asedio a Trento, en el año 1803.

En la literatura se dio a conocer gracias a esa novela que reveló la vida hipócrita de la aristocracia y probablemente sus propias decepciones.

Lo cierto es que jamás pudo imaginar que alguna vez existiría un arte llamado cinematografía y que su novela sería convertida en película con mucho éxito en varias ocasiones y en diversos países.

La primera película se tituló Las amistades peligrosas y la dirigió Roger Vadim en 1959, protagonizada por Jeanne Moreau.  También Millos Forman hizo su versión: Valmont, con Colin Firth, Annette Bening y Meg Tilly.  En 1999, bajo el título Crueles intenciones apareció la cinta dirigida por Roger Kumble, con la actuación de Ryan Phillippe, Sarah Michelle Gellar y Reese Witherspoon. La última película basada en la novela de Laclos apareció con el título Las relaciones peligrosas, y fue dirigida por Josée Dayan, con Catherine Deneuve, Rupert Everett y Nastassja Kinski.

Pero la mejor de todas la dirigió el inglés Stephen Frears, en 1988, con el respaldo inmejorable de Christopher Hampton como guionista.

El reparto parecía insensato y fuera de lugar pero terminó siendo un acierto. Los protagonistas debían ser jóvenes y de buen físico pero eligieron a John Malkovich y Glenn Close. Sin embargo ambos lograron tales actuaciones que se volvieron imprescindibles. Michelle Pfeiffer fue el toque de oro de esa trama y con ella destacaron dos estrellas jóvenes: Uma Thurman  y Keanu Reeves.

Choderlos Laclos, quien buscó destacar entre los suyos tan afanosamente, murió sin saber que en el futuro produciría millones de dólares  y sus palabras serían repetidas por  artistas que cultivarían un arte parecido a la magia.

Los comentarios estan Cerrados.